Hoy en día ya sabemos que en los contagios de covid-19 una de las claves es compartir el aire en sitios cerrados con mala ventilación. Afortunadamente contamos con dispositivos capaces de cuantificar este riesgo: los medidores de CO2.

La cantidad habitual de CO2 al aire libre ha aumentado en los últimos años hasta sobrepasar las 400 partes por millón de moléculas de aire. Sin embargo, en interiores el peligro aumenta: “Si en una habitación hay 800 partes por millón esto quiere decir que el 1% del aire que respiramos lo estamos respirando por segunda vez”. Este sería el indicador clave para saber que en presencia de carga viral por la presencia de un contagiador, esta se concentraría tanto que podría provocar un brote en nuestra oficina, colegio, asociación, etc.

Gómez Maqueda pone a disposición de sus clientes y el público en general un medidor de CO2 de Temper que nos permite comprobar dónde está realmente el riesgo en nuestro día a día. El objetivo, por tanto, es ser capaces de vivir por debajo de las 800, y para ello podremos medir en tiempo real pero también realizar auditorias para diferentes aforos, niveles de ventilación, espacios, etc. De esta manera, podremos sistematizar la ventilación de nuestros espacios de trabajo y convivencia, así como definir posibles filtros HEPA UE13 que están homologados para COVID-19.