Los vehículos eléctricos son ya una realidad y vienen con numerosas ventajas debajo del brazo, de sobra conocidas, que tienen que ver con un consumo más responsable con el medio ambiente y un mayor ahorro para el usuario.

No obstante, todavía existen algunas dudas y reticencias al respecto como por ejemplo ¿cómo recargar dichos vehículos? ¿dónde recargarlos? ¿podemos recargarlos en casa? Si es así, ¿qué es necesario?. Son algunas cuestiones que surgen y que a lo largo de este post intentaremos resolver, teniendo en cuenta que hoy en día ya se cuenta con una tecnología más sofisiticada que facilitará esta labor. En cualquier caso, desde Gómez Maqueda proporcionamos soluciones sencillas y adaptadas a las necesidades del cliente desde 200 euros, de modo que puedan disponer de sus propios puntos o estaciones de recarga, incluso con sofisticados sistemas basados en aplicaciones móviles para facilitar la labor del usuario y disfrutar del vehículo a pleno rendimiento. Desde núcleos familiares, comunidades o pequeños comercios hasta clientes de mayor envergadura como ayuntamientos, cadenas de supermercados, centros comerciales, … por citar algunos ejemplos, pueden disponer de este servicio, con algunos matices como la posibilidad de necesitar el consentimiento de la comunidad de vecinos a la hora de instalar un punto de recarga, puesto que no siempre pueden estar convencidos de ello. Por ello, en Gómez Maqueda completamos la atención que ofrecemos al cliente con el asesoramiento que requiera, así como gestión del contrato de suministro eléctrico si así lo desea, puesto que tenemos acuerdos con operadores de carga. Además, con la absoluta tranquilidad de que estarán totalmente adaptados a la exigencias que indica la Instrucción Técnica Complementaria (ITC 52), la normativa de Instalaciones con fines especiales. Infraestructura para recarga de vehículos eléctricos”, vigente desde 2014.

Puntos de recarga

Para acercaros un poco a la tecnología de estos puntos de recarga, os mostramos cuáles son los exigidos por la normativa ITC 52:

  • Punto de recarga simple: compuesto por las protecciones necesarias, una o varias bases de toma de corriente no específicas para el vehículo eléctrico y, en su caso, la envolvente.
  • Punto de recarga tipo SAVE (sistema de alimentación específico del vehículo eléctrico): son más complejos y que cuentan con diferentes opciones, como la “Función Piloto”, mediante cualquier medio, ya sea electrónico o mecánico, que asegure que se satisfacen las condiciones de seguridad y con la transmisión de datos requeridas según el modo recarga utilizado.

 

Modos de carga

Otra opción es la conexión del vehículo eléctrico a la red de alimentación de corriente alterna mediante tomas de corriente normalizadas, la conexión indirecta del vehículo eléctrico a la red de alimentación de corriente alterna usando un SAVE, entre otros modos de carga y conexión, disponibles en la (ITC) BT-52 (descargar normativa) y que te detallamos a continuación:

Modo de carga 1: Conexión del vehículo eléctrico a la red de alimentación de corriente alterna mediante tomas de corriente normalizadas, con una intensidad no superior a los 16A y tensión asignada en el lado de la alimentación no superior a 250 V de corriente alterna en monofásico o 480 V de corriente alterna en trifásico y utilizando los conductores activos y de protección.

Modo de carga 2: Conexión del vehículo eléctrico a la red de alimentación de corriente alterna no excediendo de 32A y 250 V en corriente alterna monofásica o 480 V en trifásico, utilizando tomas de corriente normalizadas monofásicas o trifásicas y usando los conductores activos y de protección junto con una función de control piloto y un sistema de protección para las personas, contra el choque eléctrico (dispositivo de corriente diferencial), entre el vehículo eléctrico y la clavija o como parte de la caja de control situada en el cable.

Modo de carga 3: Conexión directa del vehículo eléctrico a la red de alimentación de corriente alterna usando un SAVE, dónde la función de control piloto se amplía al sistema de control del SAVE, estando éste conectado permanentemente a la instalación de alimentación fija.

Modo de carga 4: Conexión indirecta del vehículo eléctrico a la red de alimentación de corriente alterna usando un SAVE que incorpora un cargador externo en que la función de control piloto se extiende al equipo conectado permanentemente a la instalación de alimentación fija.
 

Tipos de tomas

En lo que respecta a los tipos de tomas, las más frecuentes en los vehículos eléctricos son:

  • Conector Schuko (contacto protector): es la toma que encontramos en aquellos  vehículos que requieren de pequeñas recargas, como las motos o cuadriciclos eléctricos.

  • Conector Mennekes: este tipo de conector suele tener toma europea y 7 bornes, para toma trifásica (carga hasta 63A) o monofásica (carga hasta 16A), toma de tierra y control de los parámetros de carga. Además, suele estar destinado a coches, furgonetas e híbridos enchufables.

  • Conector Scame: destinado generalmente al mercado francés, cuenta con entre 5 y 7 bornes y soporta hasta 32 A.

 

Como puedes ver, existen distintos tipos de carga en función del conector, siendo las de 16 A más lentas pero requieren menos inversión y el cumplimiento de la normativa. Por su parte, las de 32 A y superiores son más rápidas.

Estas y otras cuestiones te la resolveremos en Gómez Maqueda, para que puedes disponer de tu propia estación de recarga para vehículos eléctricos cuanto antes. Sólo tienes que ponerte en contacto con nosotros y te ayudaremos.